A veces todo lo que necesitamos es dar un primer paso

Muchas personas pierden su tiempo y dejan pasar valiosas oportunidades por temor a dar un paso en falso. Quieren estas absolutamente seguros antes de actuar. A veces, hacer algo, cualquier cosa, puede transformar nuestra vida.

Tenemos que aprender a reconocer esa voz interior que nos dice: “¡Basta ya! Ya he aguantado demasiado. Es hora de hacer algo, así no exista un plan específico para arreglar el problema”. Es decir, debemos decidir que vamos a actuar incluso antes de saber qué pasos vamos a dar para cambiar lo que sea que deseamos cambiar.

Ahora bien, ese primer paso no siempre tiene que resolver el problema, lo importante es que te ponga en movimiento. Si tu negocio está muriendo por falta de acción, da un paso, por pequeño que sea, para sacarlo del lugar en que se ha quedado estancado. No tienes que proponerte crear un volumen de ventas gigantesco de la noche a la mañana, pero comienza compartiendo tu producto con una o dos personas esta semana. ¿Ves? Son estos pequeños pasos los que nos ponen en movimiento hacia acciones mayores.

Lo importante es darle un pequeño empujón a tu negocio para que se ponga en movimiento. Nadie quiere subirse a un tren que está quieto y no va para ningún lado, pero échalo a andar y verás como la gente comienza a animarse y a subirse en él.

Comparte este artículo