Estás donde estás por los comportamientos que has adoptado en el pasado

En tu vida debes identificar cuáles hábitos tienen consecuencias negativas y cuáles conducen a recompensas positivas. La dificultad en esto a veces tiene que ver con la gratificación inmediata. Si cambias tus hábitos con demasiada frecuencia, entonces no podrás ver un efecto inmediato. Es por esto que las personas luchan con dietas o no pueden dejar de beber, fumar, o gastar dinero, porque no pueden controlar la gratificación instantánea que estos proveen.

Imagina que el comportamiento es un árbol. Un árbol joven tiene raíces cortas que puedes arrancar directamente de la tierra. Cuando has tenido un comportamiento durante muchos años, es como un árbol adulto con raíces largas que se extienden a gran profundidad.

Los seres humanos tendemos a tomar acciones para acercarnos al placer o alejarnos del dolor. Con esto en mente, analiza tus malos hábitos y profundiza buscando los factores subyacentes. ¿Por qué comes tanto? ¿Por qué bebes tanto? ¿Por qué eres negativo? Todos estos hábitos y comportamientos tienen una razón. Cambiar un mal comportamiento sin tratar la raíz del problema solo producirá cambios cosméticos y temporales.

Comparte este artículo