La vaca del perfeccionismo

El perfeccionismo es una de las peores vacas que existen. La razón es muy simple, es una de esas vacas que vienen disfrazadas de virtud, lo cual la hace parecer más un don que un mal hábito. Escucha como suena la vaca del perfeccionismo: “¡Si vamos a hacer algo, o lo hacemos bien o mejor no hacemos nada…! ¡Esa es la clase de persona que yo soy!”

Cuando piensas así siempre encuentras un problema o una razón para no hacer lo que sabes que debes hacer:

  • Me gustaría hacer más ejercicio, pero lamentablemente no hay gimnasios cerca de donde vivo.
  • No quiero empezar nada nuevo hasta no estar totalmente segura que podré dar el 100%.
  • Quisiera leer más, pero no tengo tiempo, y para hacer algo a medias mejor no hacerlo.
  • No he querido comenzar hasta que no sepa cómo hacerlo perfectamente.

¿Si ves? Todas estas excusas suenas creíbles. Sin embargo, la realidad es que nos limitan y paralizan, ya que nunca parecemos estar totalmente preparados para actuar con el grado de perfección que desearíamos.

La única manera de matar esta vaca es entendiendo que para aprender a hacer algo bien debemos atrevernos a comenzar cuando aún no tenemos ninguna experiencia.

Comparte este artículo