Las trampas de la compasión y la competencia

La pobreza no se va a eliminar ampliando el número de gente rica que piensa en ella, sino aumentando el número de gente pobre que haga un espacio en su mente para albergar pensamientos de riqueza y tengan el propósito y la fe para hacerse autosuficiente.

Más que compasión, lo que los pobres necesitan es inspiración. La compasión sólo les manda un pedazo de pan para mantenerlos vivos un par de dias y para que se olviden por una o dos horas de su condición. Pero la inspiración puede lograr que se levanten, salgan del estado en que se encuentran y cambien su condición. Si quieres ayudarlos, demuéstrales con tu propio ejemplo que se puede triunfar y salir adelante. La única manera en que la pobreza será erradicada de este mundo es consiguiendo que un gran número de personas adopte principios de abundancia.

La gente debe aprender que la manera de triunfar es creando, no compitiendo. Quien logra la riqueza por competencia destruye la escalera por la cual subió, y cierra el camino para que otros suban. Quien triunfa creando, abre la puerta para que miles puedan entrar por ella. Usa tu voluntad para mantener tu cabeza lejos de la pobreza y enfocada con fe y propósito en la visión de lo que quieres y vas a crear.

Comparte este artículo