¡No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy!

Una de las mentiras que con mayor frecuencia nos decimos a nosotros mismos es que hoy no es el mejor día para actuar, que mañana será mejor. Buscamos convencernos de que a pesar que queremos atraer el éxito y la felicidad a nuestras vidas, lo más prudente es esperar. Muchos de nosotros parecemos estar viviendo bajo el yugo de la versión equivoca de un viejo refrán: “Nunca hagas hoy lo que puedes dejar para mañana”. Parecemos estar posponiendo constantemente nuestra propia felicidad asumiendo que el día óptimo no es hoy sino mañana, Sin embargo, ¿qué razón tenemos para pensar que seremos felices, generosos y serviciales en el futuro, cuando creemos que somos infelices hoy?

Si hasta ahora no hiciste lo que sabías que debías hacer ¿por qué te engañas pensando que lo harás mañana? ¿Cómo esperas tener tiempo de sobra más adelante, para atender a tus seres queridos, consolar a los afligidos, visitar a los enfermos y mejorarte a ti mismo, cuando afirmas que hoy no puedes ocuparte en estas cosas? ¿Por qué te parece que mañana serás generoso, si hoy eres mezquino?

No seas egoísta con los elogios y ánimo que puedes dar a otros, con la experiencia y consejos que puedes compartir con los demás. No guardes para ti solo la experiencia y conocimiento adquiridos que podrían servirle a otro, ni permitas que se echen a perder en espera de que algún día los vuelvas a necesitar. Permite que sean cosas útiles ahora. Deja que sirvan hoy mismo de la misma manera que ya te sirvieron a ti.

Comparte este artículo