No juegues al juego de la gallina ciega con tu negocio

La acción es un componente esencial en cualquier plan de negocios. Sin embargo actuar a ciegas suele traer resultados adversos. En su libro Piense y hágase rico Napoleón Hill menciona que para triunfar es fundamental primero pensar y luego sí hacer. En el campo de los negocios un gran número de emprendedores cree que gastar tiempo fijando metas de ventas para su negocio y desarrollando planes de acción es perder el tiempo, que lo mejor es comenzar a trabajar, tratar de vender cada mes lo que más se pueda y ya. Asumen que si hacen esto, tarde o temprano su negocio prosperará.

¿A qué se debe que nos empeñemos en trabajar sin un plan de metas claro? Hay varias razones

1. El temor. Los nuevos emprendedores tienen miedo de comprometerse con el logro de metas específicas. Piensan que lo más probable es que no vayan a alcanzar los objetivos que han fijado para su negocio y no quieren sufrir un fracaso frente a sus clientes, familiares y amigos.

2. La pobre autoestima. Hay personas que no creen poseer las habilidades para alcanzar sus objetivos; Ven cómo otros consiguen lo que anhelan, pero no logran verse a sí mismas alcanzando sus metas.

3. No han comprendido los beneficios de trabajar con metas. Sienten que lo único que conseguirán es poner sobre sus hombros una presión innecesaria. Creen que estar ocupados es sinónimo de estar siendo productivos.

4. No saben exactamente cómo planear. El 97% de las personas admite no tener un plan de metas porque ignora cómo hacerlo. Si ese es tu problema busca ayuda, consulta a alguien, lee un libro, pero aprende cómo desarrollar un plan de metas.

Comparte este artículo