Muchas de las emociones y sentimientos negativos que experimentas no sólo te mantienen atado a la mediocridad, sino que poco a poco generan fuerzas y sentimientos nocivos dentro de ti que se manifiestan tanto en estados emocionales dañinos y perjudiciales, como en enfermedades y padecimientos físicos devastadores para la salud: úlceras, males cardíacos, hipertensión, problemas digestivos, migrañas y debilitamiento del sistema inmunológico. Prueba de ello es que las personas pesimistas, aquellas que constantemente se quejan por todo, son las mismas que suelen enfermarse con mayor frecuencia.

Martín Seligman, profesor de la Universidad de Pennsylvania, asevera que los pesimistas sufren un mayor número de aflicciones y enfermedades crónicas y su sistema inmunológico no responde tan bien como el de una persona optimista. En un estudio realizado por la Universidad de Harvard se demostró que aquellos que a los veinticinco años de edad ya poseían una actitud pesimista, sufrían un mayor número de enfermedades serias a los cuarenta o cincuenta años de edad.

Comparte este artículo