Cuidado con los hábitos que matan

El 90% de lo que pensamos y hacemos son hábitos. Si un comportamiento recién aprendido se repite la suficiente cantidad de veces, con el tiempo queda programado en el subconsciente, ese comportamiento se vuelve automático y ya no tenemos que pensar en hacerlo, porque respondemos de forma automática. Esto, dicho en términos sencillos, es un hábito.

¿Alguna vez has llegado a casa o a tu lugar de trabajo sin recordar cómo lo hiciste? Al comenzar tu recorrido, pensaste en los primeros pasos de ese camino que te era familiar, pero en alguna parte del viaje tu cerebro se concentró en temas más interesantes y lo siguiente que supiste es que habías llegado. Esta es la esencia de los hábitos: cuando comienzas una serie de acciones familiares, dejas de pensar en ellas y puedes terminarlas sin pensar de manera consciente ni concentrar tu atención.

Lo que hace diferentes a las personas positivas de las negativas, es que las positivas tienen hábitos y comportamientos que conducen al éxito, mientras que las personas negativas tienen comportamientos que facilitan el fracaso en sus vidas. Recuerda: tú controlas tus hábitos, que ellos no te controlen a ti. Tu vida es la suma de todos tus comportamientos diarios.

Comparte este artículo