Del dicho al hecho hay mucho trecho

¿Te has preguntado si muchos de los refranes que utilizas encierran alguna verdad, o si sólo son excusas que oportunamente utilizas para justificar una situación de conformismo que parece afectar a muchos?

Imagínate, por ejemplo, lo ilógico de decir ‘no’ a una nueva oportunidad profesional, prefiriendo mantenerse en un trabajo del cual no disfrutas y que no te está llevando a ningún lado, simplemente porque, como dice el dicho: “es mejor malo conocido que bueno por conocer”. Absurdo, ¿no es cierto? Sin embargo, tan insensato como pueda parecerte, muchos utilizan este viejo adagio para justificar su desidia u ociosidad, así el precio por su falta de acción sea una vida de mediocridad. Y qué me dices de la idea de que para evitar sufrir es mejor vivir en la ignorancia. Porque eso es lo que pregona el abusado refrán: ojos que no ven, corazón que no siente. No te imaginas cuántas personas prefieren no ir al médico, a pesar de las dolencias que les están aquejando, por miedo a lo que puedan escuchar por parte de su doctor; o padres que no se atreven a preguntarle a sus hijos si algo anda mal, por temor a lo que vayan a descubrir. Así que optan por vivir en la oscuridad hasta cuando ya es demasiado tarde.

De manera que antes de apresurarte a utilizar cualquiera de estas supuestas “joyas de la sabiduría popular”, asegúrate de no estar perpetuando vacas que lo único que logran en tu vida es hacer más llevadero tu conformismo.

Comparte este artículo