El increíble poder de la acción enfocada

La acción enfocada de una gota de agua, día tras día, con el tiempo puede llegar a romper la roca más fuerte. Curiosamente, la persona promedio desconoce o ignora esta increíble fuerza; si no obtiene resultados inmediatos, cambia rápidamente su curso; es demasiado impaciente y la falta de enfoque disipa su esfuerzo y diluye el poder de sus acciones; es fácil reconocerla porque trata una nueva estrategia de éxito cada semana, pero pronto pierde el ánimo y abandona sus planes. No permitas que esto te suceda.  

Es increíble ver cómo podemos producir fuego con tan sólo hacer converger los rayos del sol con una lupa o un cristal sobre un papel o un montón de hojas secas. Mantén el lente en movimiento o desenfoca el rayo de luz y nada ocurre, pero concentra el poder del rayo de luz y mantenlo en un solo punto y en cuestión de segundos la energía enfocada produce los resultados esperados.

Ese mismo poder nos puede ayudar a enfocar nuestro esfuerzo y energía hacia la realización de cualquier meta. Lo único que debemos hacer es determinar con absoluta claridad dicho objetivo, canalizar nuestro potencial hacia él y mantener una actitud firme y constante hasta lograr lo que nos hemos propuesto. Pero cambia constantemente tu meta u objetivo, desenfoca tu esfuerzo, o sé inconstante y nada ocurrirá.

Comparte este artículo