El optimismo como arma de ataque contra la enfermedad

Una investigación realizada por un grupo de científicos del hospital King’s College de la ciudad de Londres, con 57 mujeres que sufrían de cáncer del seno y habían sido sometidas a una mastectomía, encontró que siete de cada diez mujeres que poseían lo que los doctores llaman espíritu de lucha, diez años más tarde llevaban vidas normales, mientras que cuatro de cada cinco mujeres que, en opinión de los doctores, perdieron la esperanza y se resignaron a lo peor, murieron poco tiempo después de escuchar el diagnóstico. Así que, como ves, el pesimismo no sólo afecta la actitud, sino que nos roban la vida misma.

La buena noticia es que aún si en el pasado permitimos que el medio y la gente a nuestro alrededor nos condicionaran para aceptar la mediocridad y si hemos caído víctimas del pesimismo, en este momento cada uno de nosotros puede cambiar esta actitud y reprogramar su mente para el éxito. Lo único que debemos hacer es tomar la decisión de cambiar nuestra actitud y nuestro estado mental.

Comparte este artículo