El problema de las justificaciones

Las justificaciones son todas esas explicaciones con las cuales tratamos de convencernos a nosotros mismos y a los demás que la situación no está tan mal como parece. El mayor problema con ellas es que después de utilizarlas con frecuencia terminamos por aceptarlas como verdades.

Muchas personas derrochan gran cantidad de tiempo justificando, explicando y fabricando complejas aclaraciones para justificar quedarse en un trabajo que odiaba y no la estaba llevando a ningún lado, en lugar de hacer lo obvio: conseguir uno nuevo o empezar un negocio. La vida es demasiado corta para derrocharla haciendo cosas que odiamos.

En lugar de hacer los cambios necesarios, muchas personas prefieren aceptar sus circunstancias como cargas ineludibles que el destino ha depositado sobre sus hombros, sobre las cuales ellas tienen muy poco o ningún control. En general, toda idea que te debilite, que te proporcione una excusa o te ofrezca una escapatoria para eludir la responsabilidad de lo que debes hacer, seguramente es una vaca.

Comparte este artículo