La importancia de imprimirle urgencia a las cosas

Cuando creemos contar con todo el tiempo del mundo no nos preocupamos demasiado por enfocar nuestras acciones y asegurarnos que nuestras actividades sean siempre coherentes con nuestros valores y propósito de vida. Pero entre menos tiempo tenemos, más lo valoramos, menos tendemos a desperdiciarlo y más buscamos asegurarnos que estemos enfocando nuestras acciones en aquello que consideramos prioritario. En síntesis, lo que le da su verdadero valor al tiempo es su escasez.

La esencia de la administración del tiempo no está en vigilar nuestro reloj constantemente, en mantener horarios rígidos, o en completar cualquier tarea en el menor tiempo posible, sino en asegurarnos que las actividades que ocupan nuestro diario vivir nos están acercando a la realización de los sueños y metas que hemos elegido perseguir. Es vivir una vida de total correspondencia entre nuestras acciones y los valores y principios que deseamos que gobiernen nuestra existencia.

Comparte este artículo