¿Qué tipo de negocio deseas construir? Recuerda que el negocio que construyas responde a la imagen mental que hayas creado de él. Si lo único que logras visualizar es un negocio que incluya a algunos de tus familiares y que no se extienda más allá de tu vecindario, en virtud de dicha decisión estarás coartando la posibilidad de construir un negocio internacional que sirva a cientos o miles de distribuidores. No te contentes con decir: “Bueno, el tiempo dirá… Será lo que Dios quiera…”.

A veces no nos tomamos el tiempo para pensar qué es lo que de verdad queremos. Creemos que más o menos sabemos lo que es, pero no dedicamos el tiempo necesario para definirlo con absoluta claridad. Este es un paso esencial para desarrollar un negocio exitoso.

¿Qué quieres de la vida? Debes decidir: ¿qué negocio quieres? ¿Cuánto deseas ganar? ¿Qué auto quieres conducir? ¿Dónde quieres vivir? Piensa en grande. Todo comienza con decidirte. Lo demás es cuestión de tiempo, de tomar decisiones, planear, aportar y crecer. Pero si no tienes claridad en lo que quieres, ¿cómo llegarás allá?

Comparte este artículo