¿Qué esperas lograr si no sabes lo que quieres?

¿Qué es lo que de verdad quieres para tu futuro? Hace poco le hice esta pregunta a un grupo de estudiantes prontos a graduarse y la respuesta que más escuché fue que esa era “una pregunta difícil de responder”. No estoy de acuerdo.

Uno de los grandes retos que encuentran muchos nuevos distribuidores al empezar en este campo es que a menudo creen saber qué es lo que quieren, pero cuando les pides que lo expresen en palabras, que lo escriban, que lo definan en términos específicos, se dan cuenta de que no tienen la menor idea de por dónde empezar. Por lo general se limitan a decir “quiero ser rico” o “quiero triunfar”, lo cual no es tan específico como para darles la firmeza y la persistencia necesarias para construir su propia empresa.

Muchos de nosotros decimos: “No sé qué es lo que quiero, pero sí sé qué es lo que no quiero.” De hecho, es probable que muchas de las personas que escuchan la oportunidad de negocio por primera vez se encuentren en dicha situación. No saben lo que quieren, pero te pueden decir lo que ya no quieren ver mas en su vida. El problema es que saber lo que no quieres no te llevará a ninguna parte, debes conocer con precisión qué es lo que ambicionas para expresarlo con claridad y luego cimentar sobre ese conocimiento las decisiones que tomes.

Comparte este artículo