Sé un radiador y no un drenaje

Muchas personas parecen drenajes: son apáticos, negativos y mensajeros de perdición y, cuando tenemos contacto con ese tipo de personas, nos quitan la energía. A ellos les gusta hablar de todas las noticias negativas y prefieren hacer el papel de víctima, revolcándose en la mentalidad del “pobre de mí”. Este es el tipo de personas que, cuando les preguntas cómo están, con los hombros y los párpados caídos te dan una descripción detallada de todos sus problemas y sentimientos de fatalidad inminente! Seguramente conoces personas así. Sin embargo, otras personas son como radiadores, llenos de calidez y vitalidad. Sentimos que nos energizan positivamente. Se ven brillantes y radiantes, te miran a los ojos y cuando les preguntas cómo están, sonríen y te dicen algo positivo.

Es increíble que algunas personas estén tan decididas a ser negativas. ¡Me pregunto si algunos días se levantan planeando ir a trabajar para “drenar a los radiadores”! De seguro conoces personas así. Incluso ese puede ser uno de tus comportamiento. Si es así, la próxima vez que te encuentres haciéndolo, pregúntate qué beneficio positivo puedes obtener con esta mentalidad.

Comparte este artículo