Toda persona es tan feliz como se propone serlo

Triunfar y ser feliz es una decisión personal. Bien decía Abraham Lincoln que “toda persona es tan feliz como se propone serlo”. Cada día, cada mañana al levantarnos, tenemos la opción de escoger entre ser feliz o infeliz, entre hacer de ese día un día memorable o simplemente un día más.

Triunfar y ser feliz es una actitud, es no permitir que sean las circunstancias las que te digan cómo sentirte, es hacer lo que amas y amar lo que haces, es tener grandes expectativas, es saber que posees metas que responden a las diferentes facetas de tu vida y asegurarte que día a día caminas hacia la realización de todas ellas. La buena noticia es que dentro de cada uno de nosotros se encuentra la semilla de grandeza necesaria para triunfar. Lo único que necesitas hacer es aceptar que tu vida será lo que tú quieres que sea y lo que tú construyas.

Comparte este artículo